Microecology 101 – Shower Time!

¿Tienes ganas de ayudar al planeta pero no quieres aparecer en una foto abrazando un árbol? Una forma sencilla de hacerlo es ahorrrando agua al momento de bañarte ¿Problemas para adoptar este método? Soluciones que te entrego para obtenerlo de una manera divertida.

Debería haber anunciado que no iba a decir ningún “método nuevo de microecología”, sino nuevas formas de adquirir el hábito.

Primer método clásico: 5-minutes-showers.

De qué se trata: Es un método que intenta hacer que no te duches más de cinco minutos, suena demasiado fácil, pero resulta que gran parte de las personas (debería investigar algunas estadísticas al respecto) demoran más de 14 minutos dentro de la ducha. Si no eres un pre-adolescente en su época de pubertad (hombre o mujer) ¡No hay excusas! No hay ninguna razón por la que su baño debería durar más de 5 minutos.

Cómo adquirir esta costumbre: Hay varias formas de adquirir esta costumbre, la primera es intentarlo (it’s gonna be tough). En caso de que esta forma no funcione (probablemente), intente lo siguiente.

Todos escuchamos música, aunque sea solo la radio cuando vas estresado en el taco de ida o vuelta a tu casa. Convierte tu baño en un espacio musical para tus duchas, con una sola restricción: báñate en una canción. Es aquí donde los gustos no importan pero si la elección de la canción. Algunos intentarán pasarse de listos y decir, bueno entonces voy a elegir una canción como Shine On Your Crazy Diamond (Pink Floyd), Purple Rain (Prince) o Jesus of Suburbia (Green Day). Si vas a intentar evadir las reglas, mejor ni intentarlo.

Elige una canción que te guste dentro del rango de tiempo de cuatro a seis minutos, pongámonos un clásico como ejemplo: Bohemian Rhapsody de Queen. Algunos beneficios de este tipo de canción y formas en las que te puedes mantener concentrado en la meta (No tener la culpa de matar al planeta). Uno: tiene tres movimientos, tres etapas en la ducha, digamos jabón/shampoo, enjuague y solo de la canción con la ducha a teléfono en la mano (también se trata de disfrutar). Elige una canción de tu estilo y colócala, escúchala, dúchala, enjuaga y cuándo termine la canción corta el agua. Ese es el único compromiso. Termina la canción, corta el agua.

Aquí algunas sugerencias de canciones para la ducha (varios estilos) con sus duraciones

Bohemian Rhapsody (Queen) [5:55], Thriller (Michael Jackson) [6:00], Uptown Funk (Mark Ronson ft. Bruno Mars) [4:30], Sunday Morning (Maroon 5) [4:09], Get Lucky (Daft Punk) [4:10], Superstition (Stevie Wonder) [4:30], Lose Yourself (Eminem) [5:26] y si estás in-the-mood Let’s Get It On (Marvin Gaye) [4:53].

¿Te cuesta parar después de una sola canción y sientes que quieres más? Fácil solución, crea una lista de reproducción con UNA SOLA CANCIÓN. El silencio te va a obligar a salir de la ducha.

Algunos concejos que te pueden ayudar aún más a incorporar esta costumbre

Never Settle (No te conformes)

Más allá de la profundidad de esta afirmación, tenla presente de una manera literal. No te conformes… ¡con la temperatura de la ducha! Si te cuesta salir de la ducha, aprovecha la canción para ir desafiando tu cuerpo (ingrese acá toda advertencia por problemas médicos). Primera estrofa, busca la temperatura. Coro, sube la temperatura (papi). Segunda estrofa, shampoo. Segundo coro, sube la temperatura. Final, quémate y apaga. Obviamente puedes crear tu propio sistema y así además vas buscando tu estilo de todo… de música, de temperatura y de gustos.

Nota: Si no puedes subir mucho la temperatura, intenta lo contrario y bájala.

Wake Up B4 (Despierta 4NTES)

Generalmente el proceso de despertar tiene la siguiente secuencia. Abrir los ojos, bostezar, caminar hasta el baño, chocar con la puerta, abrirla, orinar/defecar, entrar a la ducha… despertar. Eso tiene una implicancia fatal para cumplir el objetivo, los primeros dos minutos en la ducha suelen ser estar de pie dejando que la ducha te moje, sin estar haciendo absolutamente nada. Intenta despertar antes de entrar a la ducha, que no sea ese su objetivo ¿cómo despertar? ¡Con música! Puedes ampliar esa playlist de una a dos canciones (pedazo de oferta), la primera para despertar y la segunda para ducharte. Recuerda que el problema no es el tiempo que estás en el baño, sino que cuánto estás dentro de la ducha con la ducha funcionando.

Sustitutos: Baño de tina para larga duración, “ducha” en parejas para justificar los 4 minutos.

¿Alguna otra barrera para no conseguir acostumbrarte? ¿No puedes ducharte más rápido que Usaín Bolt? ¡Comenta y búsquemos una respuesta!

Este es el primer post en la serie Microecología 101, busca más contenido en la página de la serie (haz click en “Microecología 101“, cualquiera de los dos).

Freaek ¯\_(ツ)_/¯

#ThinkCreative

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s